Estatua de Jardín



¿Nadie te dijo que a las estatuas de jardín no se les besa?


Las lágrimas de mármol son las que más duelen, nunca se van. Atrapadas entre la garganta y el corazón, constante recordatorio de una vida que no fue.